Tendencias

Consejos de estudio para niños

Si por algo se caracterizan los niños es por tener demasiada energía esto causa que sean muy activos y por lo cual muchas veces es difícil que se puedan concentrar en una tarea que implique una prolongada concentración o que permanezcan quietos sin aburrirse. Un ejemplo común es cuando se sientan a estudiar para un examen y se les dificulta concentrarse. Por tanto, queremos ayudarle a hacer esta labor más sencilla con una serie consejos de estudio para que ponga a prueba con sus pequeños. 

1. Crear un horario de estudio: 

Crear un horario fijo de estudio después de cada día escolar ayuda a crear hábitos, así como también establece rutinas consistentes. Esta práctica repetida constantemente facilita que los niños sepan cuando deben cumplir sus deberes y les aumenta su rendimiento académico.

Recomendaciones:
  • El horario debe ser claro y fácil de entender. Además, que esté en un sitio donde se pueda ver todos los días como en el espejo o detrás de la puerta.
  • Es importante que, a la hora de crearlo, el niño participe en este proceso con ayuda de sus padres, para que no se sienta como algo impuesto, sino, que se sienta parte y creado por sí mismo. Esto ayuda a que el niño puede cumplirlo cuando sus padres no puedan estar presentes.
Se debe repetir todos los días y de ser posible a la misma hora, lo que facilitará su incorporación a la rutina y ayudará a recordar cuándo debe cumplirse.

2. Preparar una zona de trabajo:

Es muy importante contar una zona de estudio donde los niños pueden concentrarse y estén alejados de distracciones. No es necesario contar con una sala o habitación destinada a esto, se puede acoplar cualquier lugar de la casa. Solamente debe contar con estos requisitos: ser tranquilo, luminoso y cómodo.

Muy importante es que antes de iniciar con las tareas de clases u horario de estudio la zona elegida debe estar ordenada y tener a mano solamente los materiales necesarios que se vayan a utilizar en ese momento.

3. Aplicar técnicas de estudios dinámicas:

Estudiar de manera activa, llamativa o divertida ayuda a generar mayor interés por parte de los niños. Tales como:

  • Subrayado: simple, pero efectiva, la técnica de subrayado ayuda a los niños a comprender mucho mejor la información. Para aplicarla se puede utilizar resaltadores de varios colores para que sea más fácil el asociar la información relevante como: definiciones, palabras clave y títulos.
  • Esquemas y resúmenes: utilizar cualquiera de las 2 herramientas ayuda a que el niño puede comprender y recordar la información, ya que esta se encuentra de manera ordenada, resumida y sintetizada. Entre más llamativo quede el esquema o resumen es más fácil para el cerebro recordar e identificar un tema.

Además, se puede realizar el esquema o resumen de distintas maneras para que la tarea de vuelva más divertida y atractiva:

    • Esquema de árbol 
    • Esquema de llaves
    • Cuadros comparativos
    • Mapas conceptuales/mentales
    • Dibujos
    • Líneas de tiempo

 

  • Pequeño profesor: se trata de una técnica donde el niño simula o dramatiza un papel de profesor de la materia que se está estudiando. La idea es que después de estudiar pueda simular una pequeña clase donde explique lo aprendido y genera preguntas para el examen. Esto le ayudará a recordar la información y familiarizarse con posibles preguntas de examen.

En resumen, el tiempo de estudio no tiene por qué ser tedioso y aburrido para los niños. Con las técnicas adecuadas, el apoyo y la guía de sus padres, puede convertirse en un período de desarrollo y fácil aprendizaje. Es importante considerar también los momentos de recreación, una alimentación saludable y un horario de sueño adecuado para crear buenos hábitos y un sentido de responsabilidad en los más pequeños del hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *